Hip hop durante la pandemia

Por Fidel Blanco

Son las cuatro de la mañana y acabo de echarme Ghost World, creo que es la quinta vez que la veo. La verdad, ya tenía tiempo de no hacerlo, a pesar de que me gusta demasiado. Se complementa a la perfección con el cómic de Daniel Clowes, cosa que no sucede con todas la películas que se basan en una novela gráfica. Bueno, que el mismo Daniel participara como guionista de la cinta ayudó. La sensación de que no te aceptas a ti mismo y que vagas como un fantasma en la vida no es muy estimulante; si bien es cierta, te cuesta aceptarlo. Así te sientes por las noches, donde permaneces despierto hasta que el sol empieza a salir con su luminosa cara de imbécil para golpearte de manera despiadada, preguntándote: «¿Qué diablos haces aquí?». Nunca logras manifestar una respuesta, es más fácil hacerte de la vista gorda y esconder la cabeza bajo la tierra. Que la mierda siga subiendo por tu garganta hasta que te ahogues. Con estos problemas de sueño, obviamente, he volteado mi horario por completo. Mientras la noche transcurre, además de ver diversos films, me pongo a escuchar álbumes viejos y nuevos. Estuve dándole a Naked City y a un proyecto alemán que me resultó esplendido de nombre P16.D4. Tienen una onda industrial bastante experimental, tal cual como me gusta y a mi madre le incomoda. Puede ser que no tenga que ver, pero recuerdo una vez que estaba escuchando «Oxygen» de los Swans durante la comida y, entre los alaridos de Michael Gira, me pidió con un tono exasperado en su voz que la quitara, pues le alteraba los nervios; me pareció un cumplido. También escuché lo nuevo de Fiona Apple. Caray, que no esperaba que fuese tan bueno, a lo mejor la crítica se ha visto mucho más exagerada de lo normal, especialmente los mamones de Pitchfork (quienes siempre buscan verse súper alternativos), sin embargo, no se puede poner objeción a las calificaciones dadas al Fetch the Bolt Cutters de la señorita manzana.

En mi travesía nocturna, provocada en algún sentido por la evidente contingencia mundial, me he re-enamorado del hip hop. No es que lo haya olvidado, al contrario, es uno de mis géneros favoritos, aunque sí lo había mantenido a raya últimamente. Fue placentero darle un vistazo al debut de Dalek y al The Cold Vein de Cannibal Ox. ¡Una tre-men-da pa-sa-da! ¡Ya lo ne-ce-si-ta-ba! ¡Jó-de-te ca-brón! Sí, sí… continúo vivo. Es posible que la década de los noventa sea mi etapa favorita, por supuesto, sin dejar de lado lo que se hace actualmente con Earl Sweetshirt y los caóticos Death Grips, por citar algunos nombres. Lo que más disfruto del género es que ha sabido evolucionar sin traicionarse. A diferencia de otros estilos que siguen mamando de los sonidos más pastelozos de los ochenta como el post-punk o el synth pop, el hip hop se ha reinventado en múltiples ocasiones. Desde el inicio con Afrika Bambaataa y Grandmaster Flash, pasando por el trancazo político que aconteció con Public Enemy, llegando a los sampleos jazzísticos de A Tribe Called Quest. Debo subrayar que no soy muy fan del gangsta, mucho menos de 2Pac o Biggie Smiles, considero que hay mejores raperos de aquella época como MF DOOM o el mejor doctor del flow: el Dr. Octagon (lo siento Dr. Dre). Aun así, sería pecado ignorar a N.W.A. y toda su revolución social. Téngalo presente, no había grupo más peligroso que estos tipos de California: «Straight outta Compton, crazy motherfucker named Ice Cube. From the gang called Niggaz Wit Attitudes».

MF DOOM

Oye, ¿qué hay de los dosmiles? Además de los mencionados Cannibal Ox y Dalek, quienes se movían en la escena underground, se puede gozar del Power in Numbers de Jurassic 5 y el multilaureado Stankonia de Outkast. Al mismo tiempo, en el 2002 aparecía el potente Fantastic Damage de El-P, el simpático gordito que años después formaría, junto a Killer Mike, Run The Jewels. Tampoco se puede pasar por alto el Madvillainy de Madvillian, álbum que ha influenciado a gran parte del hip hop contemporáneo, gracias a la dupla conformada por MF DOOM y Madlib, dos de las mentes más creativas de este mundo. Si nos gusta la experimentación, hay que pegar oreja al debut de cLOUDDEAD, una producción que lleva al género a otro nivel; un trip total. Afortunadamente no todo fue 50 Cent, Eminem y bling-bling. Ahora, en la segunda década de los dosmiles han salido un montón de discos buenos que te ponen bien insane del coco. Kendrick Lamarck nos dio una lección de historia e histeria con To Pimp a Butterfly. Danny Brown se voló la barda al sacar Atrocity Exhibation. Brockhamtpon ha transformado, rompiendo prejuicios raciales, el concepto de boyband. JPEGMAFIA es una locura con sus lanzamientos más recientes. Tyler, the Creator, ha decaído un poco a mi consideración, mas sigue siendo un pringado de grandes rimas. Noname, Cardi B y Rapsody han dado voz a la mujer con excelentes propuestas y un mensaje obligatorio para la sociedad contemporánea, tomando la estafeta dejada por Salt-N-Pepa. Un mundo interminable, lleno de satisfacciones, si se sabe buscar.

Pongo «Bart Simpson» de la Princess Nokia y me nace una sonrisa de comercial de Colgate en el rostro. Es imposible evitarlo, sobre todo por la referencia al pequeño diablillo de la familia amarilla. Sacudo el culo mientras permanezco sentado en el sucio colchón que ya requiere con urgencia sábanas limpias. Se puede especular sobre las sustancias que hay sobre ellas. Termina y escucho un mixtape que subió Ms Nina a su canal de YouTube. Sacudo el culo con más fuerza. ¡Pum, pum, pum, pum! Qué cansancio, con eso de que me la paso encerrado, mi cuerpo se ha deteriorado en demasía, todavía más de lo que ya estaba. Espero no concluir la cuarentena con el apodo del “Mantecas”. En fin. Dejo sonando a Pauline Oliveros para que llegue el sueño, aunque no sucede. Los ecos electrónicos, en vez de llevarme con Morfeo, me hacen entrar en un trance lisérgico que me deja con las pupilas dilatadas. ¿Acaso estaré drogado? Lo he olvidado. ¿Qué día es hoy? Tengo ganas de ver Clímax de Gaspar Noé. ¡Pum, pum, pum, pum! Los objetos en la habitación han cobrado vida. Mierda, sí, ¿qué he hecho conmigo? A-yu-da. Necesito más volumen para recobrar el camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: